Soy una paciente de 39 años que sufre de pérdida de audición progresiva y tinnitus. El problema de la pérdida de audición lo heredé de mi madre y de mi abuelo, con la diferencia de que yo empecé a perder oído a una edad mucho más temprana que ellos, por lo que imagino que mi forma de vida, con música, conciertos y con mi MP3 , tuvieron mucho que ver en mi pérdida tan temprana de audición.

EL COMIENZO DE MI ENFERMEDAD: Lo primero que apareció, a los 26 años, fue mi tinnitus, empezó siendo muy débil y al poco tiempo era tan fuerte que me costaba dormir e incluso concentrarme. Visité varios doctores que no me aclararon si mi tinnitus venía de míos oídos o de mi cerebro, me dijeron que lo único que yo podía hacer era tomar vitaminas y Gingko Biloba y que me tendría que acostumbrar a vivir con mi tinnitus. Ningún médico me avisó que evitara el ruido, por lo que yo continué yendo a bares con música alta y a conciertos.

Según pasaba el tiempo yo iba notando que mi audición empeoraba progresivamente. Visité varios otorrinos, algunos de reconocido prestigio, los cuales simplemente me dijeron, sin más, que tenía una pérdida progresiva de audición con comienzo en las frecuencias altas y me dijeron que lo único que podía hacer era ponerme audífonos. Algún otorrino incluso me recomendó ir a un determinado audioprotesista amigo suyo, diciéndome que le dijera que me recomendaba él. A los 33 años ya empecé a tener problemas más serios puesto que empecé a no entender las conversaciones, sobre todo en grupo, por lo que empecé a aislarme. Los días de trabajo acababa tan agotada de tratar de entender a los demás que en los ratos libres trataba de aislarme y de evitar el contacto con las personas. A los 35 años estaba tan desesperada que finalmente opté por comprar un par de audífonos, compré los mejores que había en ese momento en el mercado, si bien mi audioprotesista me avisó de que pronto se quedarían obsoletos puesto que cada año había nuevos y más potentes audífonos. Me costaron casi 7.000 euros, y eso que no compré un aparato adicional para oír la tele ni el aparato para escuchar el teléfono vía bluetooth. El precio no incluía las pilas y los recambios de plástico desechables para el mantenimiento de los audífonos, lo cual me suponía otros 25-30 euros al mes.

El primer día que probé los audífonos, aunque no oía bien, me gustó la sensación de oir más alto. Mi audioprotesista me dijo que estaban todavía a un volumen muy bajo y que poco a poco ella les iría dando volumen hasta que yo consiguiese oír todo bien. Yo estaba muy contenta pensando que pronto podría entender las conversaciones de nuevo. El tiempo fue pasando y poco a poco mi audioprotesista fue incrementando el volumen de mis audífonos pero en lugar de oír mejor, yo notaba que cada vez que subían el volumen de mis audífonos, se me distorsionaba las voces y oía peor. Mi pensamiento natural en ese momento fue que mi audioprotesista me lo estaba programando mal, así que fui a otro audioprotesista. Este otro enseguida me dijo que el error era que no me habían dado suficiente volumen y por eso oía mal, y lo incrementó de manera muy significativa. Yo le dije que yo no podría tolerar tanto volumen, pero me dijo que tendía que aprender a aguantar sin quitarme los audífonos y así poco a poco mis oídos se irían haciendo a ellos y a ese nivel de volumen, y que aguantara sin quitármelos. Yo le dije que ese nivel de volumen perjudicaría mi audición pero me dijo que no, que el volumen estaba sólo en las frecuencias que yo necesitaba y por tanto no podía perjudicar mis oídos. Yo no me quedé nada de convencida porque por supuesto yo me daba cuenta que él había dado volumen a todas las frecuencias, pues los sonidos los oía demasiado alto.

Los lleve al día siguiente todo el día, y con tanto volumen fue terrible. Cuando llegué a casa por la noche y me los quité tenía la sensación de que acababa de venir de un concierto de rock, mis oídos pitaban como locos y yo estaba como embotada y no oía nada. Esa noche me deprimí , debatiéndome entre qué sería mejor, si vivir sin audífonos oyendo poco, o vivir con los audífonos a ese nivel intolerable de volumen y lo que es peor, sin llegar a entender las conversaciones! En unos días me intenté reponer y pensé que mis audífonos eran muy buenos y tenían 15 canales para programar, y la lógica me decía que si se incrementaban justo las frecuencias que yo necesitaba, lógicamente yo tendría que oír mejor, por lo que decidí aprender a programármelos yo por mi misma. Me las ingenié para comprar vía internet el software y una especie de collar para programarlos y empecé a programarlos.

Así estuve 2,5 años, tratando de programarlos, fueron los peores de mi vida, durante los cuales viví probando cientos de combinaciones y tras todo este tiempo finalmente abandoné, puesto que lo único que los audífonos conseguían era mezclar y distorsionar los sonidos y oía peor con ellos que sin ellos. Lamentablemente, me costó 2,5 años darme cuenta que los audiprotesistas tenían razón, que estos aparatos tan “sofisticados” realmente no son más que un altavoz, y sólo funcionan elevando más y más el volumen general para poder oír todo a un volumen ensordecedor. El problema es que de esa manera cada vez el paciente va perdiendo más y más oído y así se hace más y más dependiente de los audífonos. Yo en los tres años que llevé los audífonos perdí bastante oído y no quería engancharme en ese círculo. MI COMIENZO CON LA TERAPIA “LOW LEVEL LASER TREATMENT- No he comentado que yo, habitualmente, buscaba de vez en cuando en internet las investigaciones contra la pérdida de audición en curso, con las esperanza sin éxito de que se encontrase pronto una solución contra la pérdida de audición. En los foros había leído alguna vez acerca de una terapia llamada LLLT en la que algunos pacientes les decía funcionar pero también tenía, sorprendentemente, demasiados detractores. Empecé a leer la base teórica de esta terapia y me pareció que sus teorías (protección frente al ruido, frente a ciertos fármacos y foto-estimulación ) eran mucho más lógicas y científicas que las propias que me habían contado los médicos y mi audioprotesista (no bebas café, no te enfríes , y el volumen excesivo de tus audífonos no es perjudicial) En los foros me recomendaron probar cierto laser de China, pero me pareció más lógico y me pareció una apuesta más segura comprar el Laser del Dr. Wilden y utilizarlo bajo sus consejos médicos, ya que él es el padre de esta teoría y por tanto sería el que más experiencia podría aportar.

Le envíe por mail mis audigramas y le conté mi caso, y tras varias preguntas por mail me dijo que aunque en algunos casos con varias sesiones es suficiente, en mi caso iba a necesitar una terapia larga, de varios años (aproximadamente 3), puesto que mis células llevaban años dañadas, y me recomendó comprar el aparato láser para utilizar cómodamente en mi casa, 45 minutos al día, y así lo hice, y le iría enviando por mail mis dudas y mis progresos.

Durante la primera semana empecé a notar que mi tinnitus crecía en intensidad, tal y como me había advertido el Dr.Wilden, y aunque esto no era algo agradable yo me quedé muy sorprendida de que mis oídos, que no habían reaccionado antes con ninguna vitamina ni medicina, estaban reaccionando a la luz del Láser! En los primeros dos meses el sonido de mi tinnitus fue variando, y a la vez yo notaba ciertos cambios en mi audición, y en dos meses o así de terapia tuve que dejar de llevar los audífonos puesto que, ( sin variar su programación) empezaban a distorsionar los sonidos de forma que con ellos no oía nada. Estuve pensando en cambiarles la programación pero decidí que sería mejor dejar de llevarlos y observar si notaba cambios en mi audición. En los meses siguientes yo tenía la sensación de que iba oyendo mejor y me hice un audiograma en el que se vio una muy ligera recuperación en algunas frecuencias, no era muy grande, pero me pareció tan increíble después de años perdiendo audición que decidí ir a Ibiza con el Dr. Wilden para recibir unas sesiones de terapia de alta dosificación . SESIONES DE ALTA DOSIFICACIÓN DEL DR. WILDEN- En Ibiza conocí al Dr. Wilden el cual fue muy amable conmigo y me explicó que aunque estas sesiones harían más rápida mi mejoría, era importante seguir con la terapia diaria en mi casa por el periodo estimado de más o menos 3 años para mi caso.

En Ibiza recibí varias sesiones de 1 hora diaria (30 minutos cada oído) de Láser de alta dosificación, y tras la segunda o tercera sesión empecé a notar como si oyera más, como si todo sonara mucho más alto, y me empezaron a molestar mucho los ruidos, (el tráfico, el sonido de los platos y los vasos, las voces…) tenía la misma sensación del primer día que probé un audífono, pues todo sonaba más fuerte. También empecé a notar una necesidad de proteger mis oídos con tapones. Los audiogramas finales que me hizo el Dr.Wilden mostraron una mejoría muy significativa en mi audición!

Cuando llegué a mi casa mis oídos estaban tan sensibles que tenía que protegerlos con tapones en cuanto había algo de ruido, pero poco a poco esta sensación fue bajando y empecé a tener la sensación real de oír mejor, sobre todo las voces masculinas. Además, como anécdota curiosa, empecé a descubrir, atónita, sonidos nuevos en mi casa, por ejemplo mi horno pitaba, algún juguete de mis hijos también, e incluso algunas aplicaciones de mi teléfono móvil tenían sonidos que antes no había escuchado. Con respecto a mi tinnitus hay que tener en cuenta que yo lo tenía muy agresivo desde hace 12 años y yo lo tenía en muchas frecuencias pero con dos sonidos principales, uno más grave tipo “camiones” y otro más agudo tipo “muchos pájaros” . Muchos cambios han ocurrido en estos meses en mi tinnitus, pero el primero de los sonidos prácticamente ha desaparecido y el sonido de los “pájaros” ha subido de frecuencia, antes lo tenía en los 3.000 hz y ahora está en los 5.000-6.000 hz , y hay mañanas que al despertarme está muy débil. Se incrementa tras los momentos de estrés.

Estaba tan contenta que un mes y medio más tarde, como tenía otra semana de vacaciones, volví a Ibiza a por 6 sesiones más.

Cómo mantener los oídos sanos de nuestros hijos

¡Es muy sencillo mantener en buen estado los oídos de nuestros niños! Sólo es ne- cesario conocer algunos he- chos biológicos sobre ellos.

1.) Los oídos son nues- tros órganos auditivos, nuestros órganos de ad- vertencia y nuestros órga- nos de equilibrio al mismo tiempo. Es fácil de descubrir esto con una sencilla prue- ba: cierra los ojos un tiempo

y experimentarás de inme- diato que tu atención va dirigida hacia los oídos.

What do your ears try to tell you with Vertigo and pressure in the ear

Ear protection and laser therapy to protect your children`s ears

What your ears try to tell you with Hyperacusis

Click on the image below to get the full article as a PDF (1,3 MB) in english and espanol:

DrLutzWilden agosto2017

Invention Of Laser Biostimulation

! abstract accepted, without presentation because of troubles with traveling documents!

int symposium inner ear

Vortrag von Dr. L. Wilden auf dem 2. Internationalen Kongress für Innen Ohr Therapien in Hannover am

Hannover Front Cover

Lesen Sie die aktuelle Publikation von Dr. Lutz Wilden:

(hier das PDF-Dokument / 4,7MB, mit vielen Abbildungen als Download)

Die biologische Wirkweise von Laser Licht am Ohr 3 1

Die biologische Wirkweise von Laser Licht am Ohr >>

NUEVO: Harvard University / USA confirms the biological positive effectiveness of Low Level Laser Light (LLLL) on biological stressed hearing cells.

Photobiomodulation rescues the cochlea

Tamura 2016 Brain research 1

SSL

 

Volver